Banda, la improvisación de un viaje musical

Banda, la improvisación de un viaje musical

Banda es un documental dirigido por Carlos Armella, que estará exhibiéndose en 3 salas de la ciudad de Guadalajara en el marco de la FICG34. Realizad

IMPULS apertura sucursal Zapopan
Roxy fest 2019, nostalgia musical, gastronomía y familia
La incierta despedida de Never Shout Never

Banda es un documental dirigido por Carlos Armella, que estará exhibiéndose en 3 salas de la ciudad de Guadalajara en el marco de la FICG34.

Realizado en Santa Catarina Minas, Oaxaca, esta obra tiene como eje central la historia de La Banda de música Luz del Rosario, basada en su evolución musical, social y personal al involucrarse en el mundo del jazz, todo esto en el contexto de una población afectada por la pobreza y la migración y de las historias paralelas de una emergente industria mezcalera, la creación de su primera biblioteca y el viaje de la banda al Festival de Jazz de Jalisco en Guadalajara.

Carlos Armella, es guionista y director mexicano, ganador de varios premios, entre el que destaca el León de Oro por Tierra y Pan (2008), ha dirigido diversos cortometrajes, largometrajes, comerciales y documentales. Sus más recientes trabajos: varios episodios de la serie de ficción Club de Cuervos (2015-16), Cuando Conocí Al Chapo (2017), ambos producidos por Netflix. En 2018 filmó su segundo largometraje de ficción, titulado ¡Ánimo Juventud! que se estrenará en 2019, al igual que su largometraje documental, Banda  

Carlos Armella, conversó con Alafuga sobre el tema:

– ¿Como concibes esta historia donde fusionas varios elementos y teniendo como eje central una banda, que de interpretar música regional se van a al jazz, pareciendo una historia de superación?

-Por un lado es como dices,  estos músicos oaxaqueños tienen  que ver mucho con la tradición musical de Oaxaca, van a explorar el jazz que ni siquiera lo conocían, es un genero difícil muy diferente a lo que estaban acostumbrados, y para ellos fue eso, hay algunos que logran adoptarlo y otros que no, pero creo que tiene que ver con la actitud, así como el jazz requiere mucho de la improvisación,  para saber improvisar hay que estar abierto a arriesgarse, eso sucede con algunos de los personajes,  se llevan lo que aprenden y en ese sentido si es una historia de superación, pero la película toca otros temas como el de la migración, tiene que ver con un pueblo mezcalero que también esta tratando de ponerse en  un lugar en el mapa, la creación de una biblioteca, donde los jóvenes no tienen opciones limitadas de estudio, y todas estas cosas se reflejan en esta población;  ellos son el reflejo de un pueblo que quiere superarse.  Por otro lado para la película,  haciendo una aproximación,  se hizo  un poco digamos sin saber muy bien a lo que íbamos, sabíamos ciertas cosas que veríamos y retrataríamos,  pero en realidad no había un guion,  no había una planeación completa,  sino se fue dando mucho sobre la marcha y al final creo que tiene que ver con esto mismo que ellos aprenden del jazz, esta es una película que al igual que el jazz tuvimos que improvisar y tocándola de oído conforme avanzaba el rodaje. Es muy independiente, no había oportunidad de crear grandes cosas con los recursos que teníamos, había que estar siempre con los ojos y oídos bien abiertos para lo que pudiera suceder.

– ¿Qué recursos tuvieron para la realización?

– Fueron mínimos, un par de cámaras, sonidos, un crew de 6-7 personas, para lo cual y de cualquier manera debe ser así para este tipo de película, vamos a una comunidad que no están familiarizados a que alguien los este siguiendo con una cámara, necesitas ser discreto, crear un lazo con ellos y si sienten un poco de invasión o prisión por verse rodeados de cámaras micrófonos,  pueden intimidarse, sabemos que requería un equipo muy pequeño y sí los recursos eran mínimos hablando monetariamente , mucho de la película fue por gusto por el proyecto,  no por una retribución y al final eso hizo que la producción y post producción llevara más tiempo, ya que al no haber recursos se hacía cuando podíamos dedicarle tiempo.

– ¿Cómo consideras que el documental encaje en la situación actual del país, en esta etapa social de transición política, de qué manera crees que pueda ayudar a este cambio que todo mundo quiere y está buscando?

-Yo creo que un poco tiene que ver parte de lo que toca en el documental,  es esta perdida de  la tradición y costumbres, en este caso musical, pero que se da en todos los ámbitos;  en el caso de la banda, tienen un archivo musical muy antiguo que tratan de rescatar y al mismo tiempo hay esta invasión de la música sinaloense que empieza a apoderarse del gusto de todos,  efecto de la globalización, tomando control de la cultura y eso es algo que vivimos todos los días,  a veces sin darnos cuenta pero creo que sucede en muchos ámbitos. En el documental alguien abre un cajón y descubre que ahí tiene un archivo viejo, ya nadie sabe qué hacer con él; por otro lado toca temas de migración,  pero también  la necesidad de quienes se quedan en el país,  los no migrantes,  que hacen algo por superarse y creo que esa es la situación en la que debemos pensar todos ahora, ya estamos en esto metidos, en un cambio político,  ahora hay que ver que funcione, trabajar por el bien del país, de las comunidades; obviamente también es importante el tema de usos y costumbres de las comunidades indígenas,  por ejemplo mantenerlas vivas, hace poco se conmemoraba le día de las lenguas indígenas, entonces en todas estas comunidades, no solo la lengua sino la herencia también habla de la riqueza del país y eso es algo que hay que mantener vivo , un poco a veces tangencialmente me parece que es un reflejo de nuestra situación actual como país.

– ¿Con que se queda la comunidad de Santa Catarina después de este documental?

-Pues mira no hemos tenido oportunidad de irlo a mostrar porque apenas estamos mostrándolo en Guadalajara, pero se que están muy a la expectativa, obviamente ver su comunidad retratada en una película es algo bonito para ellos; lo que yo vi a lo largo de la filmación y  creo que es algo que ellos tienen en mente, es como mencionabas tu hace rato, esas ganas de superación, ese es espíritu,  tienen ese orgullo estatal a pesar de que saben que hay muchas carencias, quieren ver a su Pueblo y a su Estado superarse,  quieren salir adelante, quieren ser un ejemplo para otras comunidades y eso es lo que digamos ellos aportan nos transmiten, y con lo que se quedarán después de esta película,  espero que cuando la vean sientan eso,  que ese esfuerzo y esa mentalidad están reflejados ahí y que ojalá pueda contagiarse ese pensamiento.

– ¿Cuál es tu opinión del éxito de los cineastas mexicanos que están destacando en el mundo, a que se le atribuye este éxito, es necesario irse a estudiar o a trabajar fuera para lograrlo?

Sobre estudiar fuera, yo creo que afortunadamente los últimos años ha habido mucho mayor impulso a las carreras de cine, algunas universidades han abierto ya esa carrera y más jóvenes tienen oportunidad de estudiarlo dentro del país, y obviamente al haber cineastas que han destacado fuera, es una inspiración para ellos darse cuenta que se puede llegar muy lejos haciendo un cine nacional y estudiándolo en México. En mi caso yo si tuve que estudiar fuera, pero volví y ahora hago cine acá, otros casos los más exitosos,  por ejemplo Alfonso Cuarón que viven fuera de México desde hace muchos años, Guillermo del Toro, González Iñarritu, etcétera, pero que también han hecho una carrera larga y con producciones bastante destacadas y con ese reconocimiento internacional,  que más bien creo se van a trabajar fuera por dos cosas que se pueden lograr: el nivel de producción que pueden alcanzar con las historias y por otro lado lo económico, porque en México no puedes decir que haces una película y con eso te mantienes un largo rato, en México hay que hacer aún mucho,  pero sobre todo en el tema de la distribución,  hay que empujar mas eso, la exhibición. Y volviendo al caso de Alfonso Cuarón que tras tanto éxito fuera volvió a México para hacer un película (Roma), que  ya sabes el enorme éxito de la crítica y  de premios , yo también  creo que debe ser una inspiración,  que las historias que hacemos aquí pueden alcanzar esa talla internacional,  creo que es buen momento que inspirados por eso, podemos levantar la industria nacional,  creo que va por buen camino, justamente el cambio de gobierno tiene que cuidar eso,  porque luego empiezan a levantarse voces que dicen, es que hay que retirar los apoyos, tienen demasiados apoyos, la verdad es que no, apenas se alcanza, porque si hay mucha gente que va más al cine y también el cine mexicano está en un momento sano, pero podría tener más ¿sabes? y debería tener más,  al final hay que admitirlo y lo sabemos, es un pequeño porcentaje de las películas las que realmente destacan o que realmente son muy buenas, entones para que ese numero aumente, hay que hacer más.

– ¿Crees que los directores mexicanos tengan un ojo diferente que los haga destacarse más?

-Pues mira yo creo que tanto así como un ojo diferente no, porque yo lo que creo es que todos los cineastas nos nutrimos del cine internacional,  entonces nadie esta descubriendo el hilo negro, estamos adaptando y adoptando lo que consumimos, lo que creo que si tienen es este bagaje, este contexto, estas historias de nuestro país, quien mejor que los cineastas mexicanos para contarlas, estamos cercanos con mayor sensibilidad a ellas, aunque a veces hay cierta insensibilidad dentro de la sociedad y de repente sale un artista para mostrarnos como nos hemos desensibilizado, entonces yo creo que mas bien es eso, un contexto y un bagaje cultural y social que le da su carácter al cine.

– ¿Cuál es tu opinión del apoyo que Netflix ha venido brindando al cine en sus diferentes formatos: series, documentales, películas?

Yo creo que es muy bueno, yo por mi parte me he visto beneficiado de que Netflix este haciendo producciones acá (en México), he tenido oportunidad de trabajar en un par, entonces traer trabajo y permitirnos contar las historias que hacemos aquí, no hace mas que enriquecer nuestra industria por un lado, pero también nos permite nutrirnos de una metodología que ha resultado ser exitosa, como la de los estadounidenses y tratar de implementar eso acá, me parece que es muy bueno,  pero todo hay que tomarlo con cuidado, con cautela, porque justo lo que dije hace un momento, necesitamos mantener esa identidad del cine o de las series o de todo lo que estamos haciendo, y luego nos toca ver muchas producciones que intentan ser una imitación de las gringas por lo que pierden veracidad, porque decimos pues aquí no vivimos así , aquí no pensamos así, eso es lo que creo que lo que hace es restarle credibilidad, veracidad, autenticidad a esas producciones, entonces yo creo eso, hay que aprovechar esa industria creciente a la cual Netflix esta aportando, pero siempre con mucha cautela, con mucha dignidad y con mucho orgullo de lo que somos, de nuestra cultura, para tratar de mantenerla así, porque yo creo que en el mundo “Roma” es el mejor ejemplo de una película producida por Netflix pero muy mexicana en todos sentidos, que demostró que el mundo si está interesado en escuchar estas historias  y que no todas tienen que ser al estilo estadounidense.

Reyna Sánchez Sierra

COMMENTS

A %d blogueros les gusta esto: