Corazón de grenetina en la Montenegro

Continúa la exposición un Corazón Imprudente de Eduardo Herrera en la galería Roberto Montenegro, sorprendiendo a los usuarios que ingresan a Codise

BP. Festival de cine Guanajuato presenta su edición 21#GIFF2018
ARQfestival 2018 / Teatro diana
Fiestas de Abril Arandas 2018

Continúa la exposición un Corazón Imprudente de Eduardo Herrera en la galería Roberto Montenegro, sorprendiendo a los usuarios que ingresan a Codise A.C. al encontrarse en una vitrina con la instalación de un corazón en una charola con unas mariposas por que resulta una pieza tan realista que cualquiera daría por hecho su frescura, listo para transplantarse. 

Esta pieza escultórica de arte contemporáneo esta rodeada de óleos que muestran corazones en forma de un fruto entre una enramada o como una  rosa que se transforma en el órgano del amor y otro lienzo donde manzana con clavos representa como un corazón herido. Seguida de otras pinturas que retratan el cuerpo masculino, donde uno da la cara y otro la oculta. ¿A caso el pintor Eduardo Herrera ofrece su corazón como la más visible prueba de su aturdimiento emocional?

De qué puede entonces tratar una exposición que aborda el mundo quimérico de la condición humana: ángeles, tritones y sirenas, métaforas visuales de la identidad de género por la que transitan las personas en el plano puro de la fantasía: la sirena que se transforma en humano, un hombre en ángel y un joven tritón que reposa como si acabará de nacer en lo que quería convertirse.

¿Por qué pinta con tanta habilidad el cuerpo femenino y el masculino como si quisiera encontrarse con el principio y el fin de la belleza? Pero también muestra que detrás de ese rostro que se culta tras una bolsa hay más que nos pechos protuberantes que pueden ser de una mujer o un hombre. Basta con ver alguna de las obras para darnos cuenta de la carga de múltiples metáforas y alegorías, donde el hilo central es la identidad, esa categoría que permite desde su fenomenología desglosarla como pétalos de una misma humanidad.

Herrera es un pintor solicitado en un sector de la comunidad LGTBIIIQ por la calidad de su retratista; pero sobre todo porque los clientes le encargan que los plasme como bellos y jóvenes ángeles y tritones, pero también que capte su ser ontológico y psicológico.

Eduardo Herrera aunque vive en Guadalajara, no es citaino, conserva la vestimenta y los modos de pueblo y de campo. Ha participado en más de veinticinco exposiciones colectivas en Guadalajara, La Barca, Jalisco, Tijuana, Puerto Vallarta y estados Unidos. La exposición un Corazón Imprudente cuenta con la curaduría de Jaime Aurelio Casillas Franco, la museografía de Pedro Antonio López y el montaje de Gabriel Laris. Y concluirá el viernes 26 de octubre. Se puede visitar de lunes a viernes de 16:00 a 19:00 hrs

 

Anuncio

COMMENTS

A %d blogueros les gusta esto: