El hip hop más allá de los convencionalismos

La presentación de Capicua, Sara Tavares y Eva RapDiva dejó atrás una helada y lluviosa noche, una sesión que se convirtió en un manifiesto de inten

La Jaula de las Locas
Los 90’S continúan vigentes
Avatar, Toruk – El Primer Vuelo

La presentación de Capicua, Sara Tavares y Eva RapDiva dejó atrás una helada y lluviosa noche, una sesión que se convirtió en un manifiesto de intenciones

 El rap o el hip hop no representan estilos que de manera forzosa tienen que estar vinculados al pandillerismo o a la violencia. Desde la postura del “yo lo puedo todo”, conservando esa actitud inherente al lenguaje de la calle, pero con una visión más comprometida con los derechos de la mujer y privilegiando un discurso de libertad, Capicua, Sara Tavares y Eva RapDiva ofrecieron un concierto dentro de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, una velada de mucho flow, que dio continuidad a las sesiones musicales del Foro FIL, pero que, además, dejó en claro que estas chicas son algo verdaderamente serio al momento de pararse en el escenario.

Capicua, una rapera que entiende bien que el panorama de la música, sus alcances, están ligados estrechamente con las posibilidades de crear conciencia respecto a la toma de decisiones, llegó a este foro para decirnos que no trata de fingir con sutilezas ni con corrección política su discurso eminentemente crítico. La cantante dejó que sus temas poco a poco contagiaran a los asistentes, para que en consecuencia el movimiento se desencadenara en la parte cercana al escenario, algo que pudimos apreciar particularmente en el baile frenético de los apasionados del hip hop, quienes posiblemente también intentaban sacudirse el frío. Los seis meses de embarazo de la portuguesa parecieron otorgarle una vitalidad propia que finalmente tuvo su momento más enérgico con la interpretación de los cortes “Sereira Louca” y “Medo do medo”. Capicua estuvo acompañada de M7, una chica que aumento la temperatura gracias a una actitud decidida y sin descanso. 

La participación de Sara Tavares llegó para crear contrastes en este duelo de voces. De una tendencia más hacia los temas delicados, de una aproximación más íntima con el pop, aunque sin abandonar la cadencia, la esbelta cantante conjugó lo acústico y los ligeros guiños de electrónica, una mezcla que tuvo su toque especial gracias a que, guitarra en mano, entregó una serie de canciones que tienen como punto central un romanticismo muy a su manera, una forma de representar a las mujeres desde una posición más introspectiva. 

Por su parte, Eva RapDiva, enfundada en un pantalón de color negro y utilizando una boina blanca, imprimió la suficiente energía para mantener los ánimos encendidos. La cantante incluyó en su participación distintos temas que se enriquecieron con la improvisación que la ha caracterizado en su trayectoria, además de que no faltó el coqueteo con las tornamesas, una circunstancia que evidenció la cercanía con un hip hop más puro. 

En esta sesión comandada por mujeres no faltaron las colaboraciones en el escenario, algo que expuso en primer plano la conexión vital que existe entre esta raperas, pero que además mostró la diversidad de discursos que de muchas maneras nos conducen hacia un momento histórico en el que las propias mujeres tienen cada vez mayor participación e influencia en la industria musical.

Por: Jaime Martín/ Cultura UDG

 

Anuncio

COMMENTS

A %d blogueros les gusta esto: