Un corazón imprudente en la Montenegro

Con trece obras de pequeño y mediano formato, basta para conocer el estilo y la técnica pictórica de Eduardo Herrera que integran Corazón Imprudente

Finalizan trabajos de restauración en dos de los murales de la Casa de la Cultura Jalisciense Agustín Yáñez
Vampirita ya es favorita entre la audiencia infantil de Latinoamérica y tendrá nueva temporada.
Mauricio Benoist / Teatro Galerías

Con trece obras de pequeño y mediano formato, basta para conocer el estilo y la técnica pictórica de Eduardo Herrera que integran Corazón Imprudente, exhibición que se inaugura este miércoles 3 de octubre, a las 20:00 hrs, en la Galería Roberto Montenegro, de Codise A.C.

Eduardo Herrera explora con óleos, dibujos y mixtas el mundo quimérico de la condición humana: ángeles, tritones y sirenas, como una metáfora visual de la metamorfosis que plantea la identidad de género por la que transitan las personas: una sirena que transforma en humano, una hombre en ángel o tritón.

Además explora con su intuición pictórica la representación del cuerpo femenino y masculino como objetos de belleza y la naturaleza como una metáfora de la soledad y la depresión psicológica; un corazón es una rosa ensangrentada, una manzana es un sagrado corazón martirizado por unos clavos de la pasión. O Un corazón entre unas ramas cuelga como una manaza de la tentación.

Herrara es un reconocido pintor, en un sector de la comunidad LGBTIIIQ por la calidad de sus retratos; pero sobre todo porque los clientes le encargan que los pinte como ángeles, tritones y otros personajes mitológicos. También tiene vena de poeta, los títulos de sus obras pictóricas lo apunta: Insinuación morbosa, Negarse a morir, No es mujer, Proteger el corazón, Sin Cruz, Siremorfosis, Vanidad oculta,  Fin de la búsqueda, Vergüenza escondida y Baño de Luna.

El joven poeta Víctor Alfonso Ruiz, egresado de la Lic. en Letras Hispánicas de la UDG escribió sobre la obra de Eduardo Herrera: De reojo descubrimos que somos tan humanos como la fantasía nos lo permite. Auscultamos nuestra mitología cuando la luna se filtra por nuestra conciencia. Una vez a corazón abierto el análisis revela el desgaste de la imprudencia, las búsquedas y las insinuaciones.

Eduardo Herrera nación en La Barca, Jalisco, desde su adolescencia llegó Guadalajara donde se quedó a hacer suya la ciudad y la noche, ha participado en más de veinticinco exposiciones colectivas en Guadalajara, La Barca, Jalisco, Tijuana, Puerto Vallarta y Estados Unidos. La exposición un Corazón Imprudente de Eduardo Herrera cuenta con la curaduría de Jaime Aurelio Casillas Franco, museografía de Pedro Antonio López y montaje de Gabriel Laris. Se exhibirá hasta el viernes 26 de octubre. Se puede visitar de lunes a viernes, de 16:00 a 19:00 hrs. en calle 8 de julio número 76, entre calle Pedro Moreno y Av. Juárez, en la zona gay de Guadalajara

 

Anuncio

 

COMMENTS

A %d blogueros les gusta esto: